Puntos Lagrimales

Las lágrimas se forman, principalmente, en la glándula lagrimal, situada en la zona superior externa dentro de la cavidad orbitaria, y, una vez realizada su función de protección, hidratación y lubricación del globo ocular, se eliminan hacia la fosa nasal a través de las llamadas vías lagrimales.
Cualquier alteración en una de las partes de esta vía se traduce en una mala eliminación de la lágrima y, consecuentemente, en un lagrimeo que puede ser constante o intermitente.
Una obstrucción que solo afecta al punto lagrimal se puede resolver con una pequeña intervención, con anestesia local (puntoplastia) que se realiza de forma ambulatoria en unos pocos minutos. Sin embargo, una obstrucción con fibrosis de los canalículos precisa la reconstrucción de toda la vía lagrimal y la colocación de una prótesis permanente que haga las veces de vía lagrimal artificial.
Descripción